fbpx
Seleccionar página

Los tratamientos farmacológicos son una de las principales herramientas de nuestra sociedad para cuidar la salud y el bienestar personal. Sin embargo, los beneficios que estos aportan pueden verse alterados debido a la falta de cumplimiento y a los errores en las tomas.

Las farmacias y todo el equipo que hay detrás pueden resultar claves para corregir esta situación, mejorar el seguimiento de los pacientes polimedicados y disminuir el consumo de recursos sanitarios provocados por esta mala adherencia.

Ofreciendo el Sistema Personalizado de Dosificación (SPD) se puede conseguir una mejora en la adherencia y eficacia de los tratamientos farmacológicos, resolver problemas relacionados con la medicación y servir de apoyo para otros Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales.

Tomar la decisión de implantar este servicio se traducirá en una mejora significativa para tu farmacia, tanto de la imagen que perciben tus clientes como por el aumento en el grado de fidelización de los usuarios del servicio. Para que todo vaya sobre ruedas, hay algunos aspectos clave que no debes perder de vista:

1. Da a conocer el servicio

Una novedad como esta debe estar presente en tu plan de comunicación y se debe trabajar bien la manera en que se comunica, tanto en el ámbito físico como en el ámbito digital.

Además de anunciarlo en tu espacio comercial y de comunicarlo personalmente a tus pacientes polimedicados, incluirlo en el catálogo de servicios de tu página web y realizar publicaciones en tus redes sociales es una opción muy interesante para difundir el servicio.

 

2. Explica a tus pacientes en qué consiste y su relevancia

En los países desarrollados, tan solo el 50% de los pacientes crónicos cumplen con su tratamiento sin caer en tomas duplicadas u olvidos. Cobra vital importancia hacer ver la realidad de este problema a los pacientes-clientes de la farmacia y dar a conocer los datos y consecuencias de una mala adherencia.

Puede resultar muy útil comunicar que, como farmacéuticos, podéis ayudarles a gestionar de una manera totalmente profesional y segura su medicación sin que esto tenga que ver con su independencia personal o con un deterioro cognitivo. 


En este punto es importante destacar que todos los pacientes (o bien su representante legal, cuidador o familiar) que se incluyan en el servicio SPD deben dar su consentimiento informado de forma expresa antes de que el farmacéutico en cuestión empiece a proporcionar el servicio.

 

3. La motivación, factor clave en el equipo

Todo el equipo, pero especialmente aquellas personas que intervengan de manera directa en la preparación de los blísters, deben entender la importancia de este servicio y estar convencidos de la ayuda que supone para vuestra clientela.

Una correcta motivación del equipo ayudará a que este sea proactivo y fluya la comunicación con los pacientes, además de incentivar el interés de todas aquellas personas que conozcan un caso de persona polimedicada o dependiente que pueda beneficiarse de las ventajas del SPD.

 

4. Protocolo de preparación

Instaurar el servicio de SPD comporta una serie de procesos que garantizan en todo momento la correcta manipulación de los medicamentos y la seguridad del paciente, con el objetivo de asegurar una atención farmacéutica segura y de calidad.

Estos procesos deben verse reflejados en el protocolo de preparación, donde debemos ser lo más claros posibles para que cualquier farmacéutico que prepare la medicación sepa en todo momento lo que debe hacer y lo que no.

 En este vídeo se explica que aspectos se deben tener en cuenta antes de implementar este servicio en tu farmaica. 

 

 

 

 

5. Acondicionamiento de la farmacia

Lo ideal es contar con una zona específica y exclusiva para la preparación de los blísters, donde se encuentren todos las herramientas necesarias: la medicación, las cubetas, los blísters, guantes, pinzas… Además, la limpieza y la desinfección de esta zona deberán ser exhaustivas.

También debemos pensar donde acondicionamos la ubicación destinada al almacenaje de los dispositivos personalizados.

 

6. Seguimiento de los casos

Entregar los bíster no debe ser el último paso del proceso. Además de la fase asistencial, donde el farmacéutico realiza una exhaustiva revisión del tratamiento farmacológico, para aportar aún más valor añadido te proponemos elaborar un mecanismo de seguimiento de los casos y comprobar si realmente se han tomado la medicación.

Esto resultará muy útil: a nivel interno ayudará a mejorar y perfeccionar el servicio y, en el caso de los pacientes, permitirá detectar qué medicación no se han tomado y podremos activar planes de mejora para corregir esa situación.

 

7. Prueba gratuita del servicio

Debemos contemplar la reticencia al servicio por tratarse de un servicio nuevo y remunerado, por lo que una buena opción es plantearse la gratuidad del servicio durante el primer mes de su implantación.

Un servicio bien organizado y planteado aportará muchos beneficios a los pacientes, por lo que el grado de fidelización de estos aumentará considerablemente y, una vez hayan comprobado los beneficios en su propia piel, pagar por ello no será un impedimento.

 

8. Conocer las distintas soluciones que proporciona el mercado

Cada vez hay mayor variedad de sistemas de dosificación de medicamentos en el mercado. Conociendo a tus pacientes, encontrarás  blísters que se adapten mejor a sus necesidades. 

Como expertos en la materia, te recomendamos que apuestes por herramientas que sean fácilmente manipulables, tanto para el farmacéutico que va a manipularlos como para los propios pacientes.

 Cualquier duda que tengas al respecto, puedes consultárnosla vía WhatsApp 674 80 99 98 o enviarnos un mensaje a marketing@dosificación.es